Cuerpo de Cristo

 

La iglesia como Cuerpo de Cristo se relaciona estrechamente con la vida; no es una doctrina. Un hombre no puede llegar a ser miembro del Cuerpo de Cristo solamente por entender lo que esto significa, sino por medio de la regeneración. Esto es un asunto exclusivamente de vida; no tiene nada que ver con doctrinas ni con conocimiento. Puesto que somos creyentes, es esencial que veamos el Cuerpo de Cristo, pero esto sólo se logra recibiendo una revelación de parte de Dios. No podemos entender el Cuerpo de Cristo con nuestra mente. Aun si tenemos mucho conocimiento acerca del Cuerpo de Cristo, es posible que no hayamos visto ni tocado la realidad del mismo. Sólo aquellos que han recibido una revelación de parte de Dios pueden ver el Cuerpo de Cristo y entrar en su realidad.

 

Romanos 12 nos dice que la iglesia es el Cuerpo de Cristo, pero no dice de qué manera la iglesia llega a serlo. A fin de entender esto, necesitamos examinar Romanos 5—8. El capítulo cinco nos dice que todos los hombres están unidos a Adán y que la vida del hombre procede de él. Por causa de la caída de Adán, todos los hombres son pecadores y están unidos al viejo hombre. El capítulo seis nos dice que el viejo hombre debe llegar a su fin; debe ser crucificado con Cristo. Por medio de la redención que Cristo efectuó, morimos y resucitamos. El capítulo siete dice que el hombre no debe vivir según la carne, sino según el Espíritu. El capítulo ocho explica cómo podemos vivir conforme al Espíritu.

 

EL CUERPO DE CRISTO SE RELACIONA CON LA VIDA